Volumen 35 Número 2

Abril – Junio 2020
CONTENIDOS
Contenido

RCG

PORTADA

Rendimiento de las pruebas diagnósticas en el sangrado del intestino delgado

El intestino delgado históricamente ha sido considerado un órgano de difícil acceso, por lo que durante muchos años fue llamado la caja de pandora del tracto gastrointestinal; pero la historia cambió, y en la actualidad se pueden identificar lesiones que previa- mente eran inalcanzables por métodos endoscópicos. Posiblemente, el gran paso en el desarrollo estuvo marcado por la llegada de la videocápsula endoscópica (VCE), que desde su introducción en 2001 revolucionó la endoscopia del intestino delgado y, desde entonces, gracias a su perfeccionamiento, se lograron tasas increíbles para la detec- ción de lesiones que le permitieron consolidarse en lo que es actualmente: la principal herramienta diagnóstica en lesiones del intestino delgado basado en el objetivo funda- mental de lograr el estudio completo de los segmentos intestinales, alcanzando hasta el momento cifras de evaluación completa del intestino delgado en 70 % a 90 % de los pacientes y soportado en una baja tasa de error diagnóstico, que la promueve como un excelente método diagnóstico.

Raúl Antonio Cañadas-Garrido, MD.1

Evaluación de la respuesta sostenida en pacientes con dolor crónico de la pared abdominal tratados con infiltración de anestesia local

el dolor abdominal crónico es frecuente en consulta externa. El enfoque tradicional es inves- tigar patologías viscerales. El 50 % de esos pacientes finalmente tiene dolor crónico de la pared abdominal (DCPA), generalmente secundario a atrapamiento del nervio cutáneo anterior. Esta entidad se identifica con el signo de Carnett. El tratamiento de elección es infiltrar con lidocaína los puntos dolorosos. Con una pos- tinfiltración hay una mejoría significativa en el 85 %-90 % de los pacientes. Se desconoce la duración de la mejoría postinfiltración. El objetivo de este trabajo es determinar la respuesta sostenida en seguimientos a 1 y 2 años. Materiales y métodos: estudio de cohorte, retrospectivo, realizado en la unidad de gastroentero- logía de la Clínica Fundadores. Se incluyeron pacientes adultos mayores de 18 años que hubieran recibido tratamiento con inyección local con lidocaína al 2 % sin epinefrina y que hubieran respondido una encuesta telefónica para evaluar la intensidad del dolor en una escala análoga. Resultados: se identificaron 360 ele- gibles y, finalmente, atendieron la entrevista telefónica 324 pacientes (90 %). El 87 % era de sexo femenino. La edad promedio de la población era de 57 años. En la preinfiltración el dolor promedio era 8,7 puntos. En la postinfiltración los pacientes tuvieron una mejoría con una intensidad promedio de 2,38 (p < 0,05). En el 71 % de los pacientes la intensidad del dolor en el seguimiento hasta 2 años tuvo una intensidad promedio de 1,65 (p < 0,05), que representa una mejoría del 81 % en la intensidad (p = 0,001). La fibromialgia tuvo una asociación positiva con la mejoría sostenida del dolor (p = 0,008). Conclusiones: en los pacientes con DCPA, la infiltración de la pared con anestesia local produce una respuesta sostenida hasta 2 años después del tratamiento.

Julián Mayorga-Ortiz, MD,1 William Otero-Regino, MD,2* Juan Alzate-Granados, MD,3 Hernando Marulanda Fernández, MD.4

Descripción clínico-epidemiológica de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal en una clínica de cuarto nivel en Cali

Introducción: en América Latina, la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es poco frecuente y la informa- ción, limitada. Se describieron características de los pacientes con EII en una unidad de gastroenterología de una clínica de alto nivel de atención en Cali, Colombia. Materiales y métodos: estudio descriptivo de pacientes que consultaron con diagnóstico de enfermedad de Crohn (EC) o colitis ulcerativa (CU) a la Clínica Fundación Valle del Lili entre enero de 2011 y diciembre de 2015. Se realizó un análisis con Statistical Package for the Social Sciences de IBM (SPSS) versión 19, se calcularon la mediana y el rango intercuartílico para las variables numéricas, y frecuencias para las variables cualitativas. Resultados: se incluyeron 416 partici- pantes, 115 con EC y 301 con CU. El 41 % se clasificó como enfermedad leve, 23,5 % moderada y 35,3 % grave. Se realizó cirugía a 24 pacientes (9,0 %) con CU y 53 (46,1 %) con EC. En esta última, el manejo más frecuente fue los medicamentos biológicos (32,2 %), seguidos de inmunomoduladores (27,8 %), esteroides (20 %) y ácido 5-aminosalicílico (5-ASA) (11,3 %). El tratamiento más frecuente de CU fue 5-ASA (84,8 %), seguido de esteroides (32,19 %), azatioprina (24,6 %) y biológicos (15,9 %). Conclusiones: el diagnóstico precoz sigue siendo un reto. La gravedad de la CU en los pacientes estudiados fue menor a la reportada en el mundo, lo cual no ocurrió con los pacientes con EC y podría estar en relación con el retraso diagnóstico. El uso de medicamentos biológicos se acercó a lo reportado en el primer mundo. Es difícil determinar si las menores tasas de cirugía se deben a una mejor respuesta clínica o a un difícil acceso a estas intervenciones.

Carlos A. Rojas, MD,1* Santiago Sánchez-Londoño, MD,2 Nelson E. Rojas,3 Mauricio Sepúlveda, MD,1 Jairo García, MD,1 Diego Jiménez, MD,1 Catalina Maldonado, MD,1 Angélica Tobón, MD.2

Estado y rasgo de ansiedad en escolares y adolescentes colombianos con y sin desórdenes gastrointestinales funcionales

Introducción: la fisiopatología de los desórdenes gastrointestinales funcionales (DGF) incluye un eje intes- tino-cerebro alterado. Objetivo: determinar la prevalencia y posibles asociaciones de ansiedad en niños con DGF. Metodología: estudio de prevalencia realizado en ciudades colombianas en niños entre 8 y 18 años a quienes se les identificaron DGF según los Criterios de Roma III y ansiedad por medio del State Trait Anxiety Inventory for Children. Se incluyeron variables sociodemográficas y familiares. El análisis estadístico incluyó medidas de tendencia central, análisis uni- y multivariados, y regresión logística, teniendo en cuenta una p < 0,05 como significativa. Resultados: se incluyeron 1496 niños, 12,7 ± 2,1 años, 50,5 % niñas, 79,9 % con ansiedad transitoria y 51,5 % con tendencia a experimentar estados de ansiedad. Hubo predominio para el estado-ansiedad en adolescentes masculinos y para el rasgo-ansiedad en adolescentes femeninas con algún DGF. Los posibles factores de riesgo fueron la edad y el sexo para estado-ansiedad, y la edad, el sexo y los DGF para el rasgo-ansiedad. Conclusiones: cerca de la mitad de los niños tuvo tendencia a presentar estados de ansiedad, con predominio de las adolescentes femeninas y con factores de riesgo como la edad, el sexo y tener algún DGF.

Carlos Alberto Velasco-Benítez, MD,1* Carmen Rossy Ramírez-Hernández, MD,2 Daniela Alejandra Velasco-Suárez.3

Seroprevalencia de la hepatitis C en un grupo de pacientes con tatuajes realizados en los últimos 2 años. Estudio transversal en Risaralda, Colombia

Introducción: diversos estudios han buscado factores asociados con el contagio de hepatitis C. La realiza- ción de tatuajes ha ganado importancia. Los estudios en los que se ha vinculado el riesgo de hepatitis C con tatuajes no han controlado las condiciones en que se realizó ni medidas de bioseguridad, por lo cual es difícil establecer una relación causal. Objetivo: Evaluar la seroprevalencia de hepatitis C en pacientes adultos con tatuajes realizados en los últimos dos años en el departamento de Risaralda, Colombia. Materiales y métodos: estudio de corte transversal en una muestra por conveniencia de 65 individuos, con uno o más tatuajes realizados entre 8 semanas a 2 años, sin otros factores de riesgo para hepatitis C, mediante una prueba rápida de anticuerpos por inmunocromatografía. Resultados: 57 de 86 sujetos cumplieron los crite- rios de selección. La prueba rápida de anticuerpos contra hepatitis C fue negativa en todos los participantes. La mayoría de los pacientes era de sexo femenino (59,6 %), con edad promedio de 25 años, 30 estudiantes universitarios, 46 provenientes de Pereira y 40 eran de estrato económico 3 o superior. 46 personas solo tuvieron una sesión de tatuaje. La mayoría tenía 2 a 3 tatuajes y 52 fueron realizados en establecimientos au- torizados. 50 participantes refirieron que sus tatuadores cumplían las normas de bioseguridad. Conclusión: los tatuajes realizados bajo condiciones de bioseguridad en establecimientos autorizados y pocas sesiones parecen no aumentar el riesgo de infección por hepatitis C en personas sin otros factores de riesgo. Se requieren estudios adicionales para confirmar dicha hipótesis.

Anyi Paola Becerra-González,1 Dayana González-Castrillón,1 María Lizeth Gutiérrez-Vargas,1 Luisa Fernanda Hincapié-Guevara,1
Luis Miguel Hincapié, MD,2 Julián Eduardo Forero-Gómez, MD,3* Lina María Saldarriaga-Rivera, MD,4 John Alexander Alzate-Piedrahíta, MD.3

Cáncer colorrectal durante la pandemia COVID-19, recomendaciones de la Asociación Colombiana de Coloproctología

La pandemia por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2), (coronavirus di- sease-19 [COVID-19]), ha alterado por completo toda la realidad mundial con repercusiones económicas, sociales y grandes compromisos de los sistemas de salud.La enfermedad ha afectado a todos los países en los 5 continentes; y en nuestro país, desde el primer caso, se han venido tomando medidas para prepararnos mejor ante esta crisis. Pese a que se trata de un virus respiratorio, se ha documentado su presencia en diferentes tejidos y órganos de los seres humanos. Aunque la presentación clínica en su mayoría tiene síntomas leves, se sabe que un porcentaje importante tiene manifestaciones graves que pueden llevar a complicaciones graves y la muerte.

El cáncer colorrectal es un tumor prevalente en nuestra población y obliga a tener una mejor preparación para tratarlo durante este período.
Desde la Asociación Colombiana de Coloproctología, basados en los diferentes reportes de la literatura, en las recomendaciones de las diferentes asociaciones internacionales y en nuestra propia experiencia, se realiza una revisión del cáncer colorrectal durante la pandemia de COVID-19 y se comparten algunas recomendaciones para el manejo de los pacientes con esta patología revisando las diferentes opciones de manejo según la presentación de la enfermedad.

Jorge Mario Castro-Beltrán, MD,1* Juan Carlos Reyes-Meneses, MD,2 Carlos Edgar Figueroa-Avendaño, MD,3 Luis Jorge Lombana-Amaya, MD,4 Carlos E. Martínez-Jaramillo, MD,5 Eduardo Londoño-Schimmer, MD,6 Nairo Javier Senejoa-Núñez, MD,7 David Ricardo Baquero-Zamarra, MD,8 Javier Alejandro Carrera-Siachoque, MD.9

Posible sangrado del intestino delgado. ¿Es la videocápsula endoscópica la mejor opción?

En pacientes sin una causa clara de sangrado gastrointestinal luego de una endoscopia digestiva alta y baja, la causa se encontrará en el intestino delgado hasta en el 77 % de los casos. Ante el excelente rendimiento diagnóstico de la videocápsula endoscópica (VCE) para el estudio de este segmento del tracto gastrointes- tinal, surge la duda de si debería ser el método diagnóstico inicial de este grupo de pacientes con posible sangrado del intestino delgado (PSID) o si la realización de una nueva endoscopia alta y baja o algún método alternativo de estudio del intestino delgado debería serlo. En esta revisión se evalúa y evidencia el rendi- miento diagnóstico superior y la mayor seguridad de la VCE como abordaje inicial de pacientes con PSID en relación con otros métodos. Sin embargo, se pone en tela de juicio la mejor costo-efectividad de este abordaje en nuestro medio, que en otros ha sido claramente demostrada.

José Augusto Urrego, MD,1 William Otero Regino, MD,2* Martín Gómez Zuleta, MD.2

Síndrome de Rapunzel: mito o realidad

Se presenta el caso de una paciente de 35 años, quien ingresa al servicio de urgencias de un hospital de tercer nivel, por causa de un cuadro de 6 meses de saciedad precoz, pérdida de peso y, en el momento del examen físico de ingreso, se observan signos de desnutrición. En consecuencia, se realiza una endoscopia de las vías digestivas altas en las que se descubre un tricobezoar que ocupa toda la cámara gástrica y se extiende más allá de la tercera porción del duodeno. Mediante una tomografía axial computarizada (TAC) de abdomen, se confirma la presencia de una lesión que ocupa la cámara gástrica y el duodeno, por lo que la paciente es conducida a cirugía. Allí se encuentra el tricobezoar que confirma el diagnóstico de síndrome de Rapunzel. Luego de la cirugía, la paciente presenta una adecuada evolución posoperatoria, con resolución de los síntomas de ingreso. Asimismo, se inicia una intervención por nutrición y psicología, a fin de manejar la desnutrición y el trastorno psiquiátrico de base.

Javier Humberto Riveros-Vega, MD,1 Martín Alonso Gómez-Zuleta, MD,2* Javier Estarita, MD.3

Lipomatosis intestinal: reporte de dos casos

La lipomatosis intestinal es un término utilizado para describir una proliferación de tejido graso, histológica- mente normal, en el tracto gastrointestinal. Se caracteriza por la presencia de tumores benignos, asintomáti- cos, de crecimiento lento y de origen subepitelial. En raras ocasiones, estos tumores pueden ser sintomáticos y asociarse a complicaciones importantes como obstrucción y sangrado gastrointestinal.

Así, la lipomatosis intestinal es una patología rara, con pocos casos reportados en la literatura y ninguno registrado en Colombia. A continuación, presentamos dos casos evaluados y seguidos en nuestro servicio de Unión de Cirujanos S.A.S de la Universidad de Caldas.

El primero es el caso de un hombre de 70 años con historia de episodios de dolor abdominal tipo cólico, asociados a distensión y diarrea posprandial. La endoscopia digestiva alta inicial reportó múltiples lesiones amarillentas, submucosas, en el duodeno, con diagnóstico histológico de lipomas. En este caso, se realizó una videocápsula endoscópica para determinar la distribución y las características de las lesiones presentes en todo el tracto gastrointestinal, así como para valorar la presencia de complicaciones. El otro caso es el de un hombre de 81 años, quien ingresó a la institución por lipotimia y sangrado rectal. Por tanto, se realizó una endoscopia alta y una colonoscopia, cuyos resultados fueron normales. Luego de ello, se efectuó una videocápsula endoscópica que mostró lesiones lipomatosas; una de ellas, con sangrado y angiodis- plasia al lado. Estas lesiones se manejaron mediante enteroscopia de doble balón y terapia con argón plasma.

Lázaro Antonio Arango, MD,1* Claudia Patricia Díaz, MD,2 Mónica Londoño, MD,3 Pablo Ortiz, MD,4 Laura María Cano, MD.5

Rotura de aneurisma de la arteria hepática como causa infrecuente de dolor abdominal y hemorragia digestiva

La hemorragia digestiva alta se define como el sangrado originado en el tracto digestivo superior, proximal- mente al ángulo de Treitz, y constituye la urgencia gastroenterológica más importante. Tiene una incidencia que varía, según el área estudiada, entre 48 y 160 casos por 100 000 habitantes y año. Aunque puede ser causada por numerosas etiologías, no debemos olvidar aquellas menos comunes, ya que pueden condicio- nar una alta mortalidad, como es el caso de la rotura de un aneurisma de la arteria hepática. A continuación, mostramos un caso representativo.

Andrea Silva-Asiain, MD,1 Almudena Herrero-Domínguez, MD.2

Hepatoblastoma del adulto: presentación de un caso

Fundamento: el hepatoblastoma del adulto (HBA) es un tumor hepático poco frecuente y con un mal pro- nóstico, lo cual contrasta con el hepatoblastoma infantil (HBI). Esta patología aún no ha sido comprendida completamente y hasta la fecha, no se han reportado de forma adecuada más de 50 casos en la literatura médica. Objetivo: presentar el caso de un paciente que fue egresado de nuestro hospital con el diagnóstico de carcinoma hepatocelular, aproximadamente con 3 meses de anterioridad. Caso clínico: paciente mas- culino de 60 años con historia de alcoholismo y de ser un fumador inveterado. Fue ingresado en nuestro hospital por dolor abdominal, en el momento del examen físico, puso de manifiesto un tumor palpable en la región del hipocondrio derecho. Este paciente había sido egresado aproximadamente 3 meses atrás, con el diagnóstico de carcinoma hepatocelular, en el curso de una cirrosis hepática. El hombre falleció por causa de la progresión de la enfermedad y la autopsia reveló la existencia de un HBA. Conclusiones: el HBA es un tumor infrecuente, de grave pronóstico y muchos casos son asintomáticos hasta el momento del diagnós- tico. Dicho tumor, por lo regular, presenta un gran tamaño. Las enzimas hepáticas, la alfafetoproteína y los estudios imagenológicos revelan el diagnóstico de un hepatocarcinoma, el cual es un tumor frecuente en los adultos. Asimismo, el estudio histológico confirma el diagnóstico. Debido a su mal pronóstico, y a las mejores perspectivas de tratamiento en niños, hoy en día es lógico utilizar el tratamiento pediátrico en los adultos. Se necesitan más estudios de investigación para el manejo óptimo del HBA.

Rafael Pila-Pérez, MD,1 Jaider Luis Saurith-Monterrosa, MD,1* Pedro Rosales-Torres, MD,1 Rafael Pila-Peláez, MD,1 Javier Alberto Artola-González, MD.1

Utilidad de la plasmaféresis en la pancreatitis aguda por hipertrigliceridemia: a propósito de un caso

Introducción: la pancreatitis aguda es una entidad de alta incidencia e impacto a nivel mundial. Presenta múltiples causas dentro de las cuales las más frecuentes son la obstrucción de la vía biliar, el consumo de alcohol y, en tercer orden, la hipertrigliceridemia. Esta última se entiende como aquellos niveles séricos de triglicéridos >1000 mg/dL. Dicho escenario representa entre el 1 y el 7 % del total de los casos. Metodología: presentamos un caso de pancreatitis aguda secundaria a hipertrigliceridemia severa, manejada con plas- maféresis. Se realiza una revisión de la literatura sobre las condiciones, indicaciones y ventajas de esta estrategia terapéutica. Conclusiones: en casos escogidos, la plasmaféresis es una estrategia de manejo se- gura y efectiva en el tratamiento de pacientes con pancreatitis aguda secundaria a hipertrigliceridemia severa.

Gina Sofía Montaño-Padilla, MD,1* Alejandro Concha-Mejía, MD,2 Reinaldo A. Rincón-Sánchez, MD,2 Karen Rodríguez-Ruiz, MD.3

Colitis actínica de localización cecal. Serie de casos

Por definición, la colitis actínica incluye cambios inflamatorios de la mucosa colorrectal secundarios a radio- terapia en cercanía a la región tratada. La localización más frecuente es el recto y la indicación más común de radioterapia corresponde a neoplasias de la región pélvica incluidos el recto, la próstata y el cérvix. Se estima que hasta la mitad de los pacientes que reciben radiación pélvica llega a desarrollar síntomas gastroin- testinales asociados. Se presentan dos pacientes con metástasis óseas sacroilíacas y pélvicas secundarias a adenocarcinoma de próstata que recibieron radiación en la región lumbosacra y pélvica, ambos pacientes presentaron episodios de deposiciones con sangre que iniciaron tempranamente posterior a la radioterapia. La colonoscopia mostró eritema y ulceración. En el estudio histopatológico se observó un patrón de colitis isquémica, con núcleo y citomegalia, estroma fibroso con cambios reactivos y abundante infiltrado inflamato- rio neutrofílico. Estos hallazgos son característicos de la colitis actínica aguda; sin embargo, la localización cecal no ha sido frecuentemente reportada. Aunque al ser el ciego y el íleon terminal móviles de localización pélvica, se convierten en un factor de riesgo para que estos segmentos anatómicos sean susceptibles al impacto directo de la radioterapia. Esta condición, en la fase aguda, es autolimitada y se suele resolver con medidas de soporte. Es indispensable que el personal involucrado en el manejo de estos pacientes conozca esta entidad y los posibles diagnósticos diferenciales.

María M. Rojas-Rojas, MD,1 Catalina Buriticá-Cifuentes, MD,2 Luis E. Barrera-Herrera, MD,1 Marcela Mejía-Arango, MD,2 David A. Suárez-Zamora, MD,1 Johanna Álvarez-Figueroa, MD.2*

Lipomatosis gástrica: reporte de un caso

La lipomatosis gástrica es una enfermedad infrecuente caracterizada por múltiples lesiones tumorales be- nignas (lipomas), que acorde a su tamaño pueden producir una variedad de síntomas. Por lo general, la enfermedad es documentada incidentalmente en estudios imagenológicos que se realizan para estudiar otras enfermedades y los hallazgos patológicos contribuyen a tener una certeza en el diagnóstico de esta patolo- gía. Por el momento, no hay un tratamiento definido para las masas pequeñas y asintomáticas, mientras que para las masas grandes (> 3-4 cm) o sintomáticas se sugiere la resección quirúrgica de las lesiones.

Manuelita Ramos-Calderón, MD,1* Jaime Solano-Mariño, MD,2 Rocío del Pilar López-Panqueva, MD.3

Carta al editor
Diagnóstico endoscópico de la uncinariasis

Andrés José Gómez-Aldana, MD,1 Jannet López, MD.2

Respuesta a la carta al editor Diagnóstico endoscópico de uncinariasis

Gabriel Mosquera-Klinger, MD.1

COVID-19: Una nueva perspectiva en gastroenterología

Rommel Zambrano-Huailla, MD.1

Evidencia de alteraciones gastrointestinales en COVID-19: manifestaciones y teorías en fisiopatología

Iván Darío Quintero-Marzola, MD,1* Hather Andrés Galindo-Velásquez, MD,2 Jesús Daniel Rodríguez-Blanco, MD,3 Loraine De Jesús Quintana-Pájaro, MD,4 Yancarlos Ramos-Villegas, MD,5 Ismael De Jesús-Yepes, MD, PhD.6

X