Volumen 36 Número 3

Septiembre 2021
CONTENIDOS
Contenido

RCG

Stents en fístulas esofagogástricas posquirúrgicas: in medio virtus

De acuerdo con el Grupo de Consenso sobre Complicaciones de la Esofagectomía, una fuga anastomótica es un “defecto gastrointestinal de espesor total que afecta al esófago,
la anastomosis, la línea de grapas o el conducto”(1). Las fugas anastomóticas después de la cirugía se han asociado a tasas más altas de morbimortalidad, especialmente si hay
un retraso de más de 48 horas en el diagnóstico(2,3). El fracaso en el rescate de una fuga esofágica es la principal causa de mortalidad en estos pacientes. El drenaje adecuado, la
reintervención con colgajos pleurales o diafragmáticos y la derivación (esofagostomía) son opciones de tratamiento para las fugas graves no controladas. Recientemente, se ha
despertado el interés por las opciones mínimamente invasivas para tratar las fugas anastomóticas(4), incluida la colocación de endoprótesis esofágicas, que han demostrado ser eficaces en el tratamiento inicial de las fugas anastomóticas esofágicas y pueden ofrecer comorbilidades bajas, con resultados comparables a las de otros tratamientos.

Rodrigo Castaño-Llano.1

Cambios en la función hepática causados por COVID-19 y su impacto en el resultado clínico del paciente: una revisión sistemática

Introducción: En marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó la pandemia de la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19), que consiste en la infección por coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2). Este virus utiliza la enzima convertidora de angiotensina II (ECA-II) como receptor celular humano, que está presente en el tejido pulmonar, cardíaco, gastrointestinal, hepático, renal y vascular, lo que configura un potencial de afectación multisistémica por parte del patógeno. El hígado puede resultar dañado tanto por la liberación excesiva de citocinas inflamatorias en COVID-19 como por la adopción de fármacos con potencial hepatotóxico en el tratamiento de sus síntomas. Objetivo: analizar la relación entre los cambios en la función hepática causados por el SARS-CoV-2 y su impacto en el pronóstico del paciente. Métodos: el presente estudio consiste en una revisión sistemática, realizada a partir de estudios seleccionados de las bases de datos PMC, LILACS y SciELO. Después de aplicar los criterios de inclusión y exclusión, se definieron 30 artículos para componer la base de datos de este estudio. Resultados: La enzima aspartato-aminotransferasa (AST)
estaba aumentando en mayor prevalencia, con un total de 4695 casos, mientras que la alanina-aminotransferasa (ALT) estaba elevada en 3226 casos. Se observa que los pacientes que presentaban síntomas digestivos tenían más probabilidades de presentar daño hepatocelular y, en consecuencia, alteraciones enzimáticas. Además, la mortalidad ocurrió en el 28,9 % de los casos de pacientes con función hepática alterada, mientras que, en aquellos con función normal, esta tasa fue del 9 %.

Tiago Almeida-Costa, 1* María Adriely Cunha-L

Stents metálicos autoexpandibles para el manejo endoscópico de las fístulas esofagogástricas

Objetivos: mostrar la eficacia y seguridad de los stents metálicos autoexpandibles para el manejo endoscópico de las fístulas esofágicas. Materiales y métodos: se evalúo una serie de casos de manera retrospectiva entre el 2007 y el 2017, en los que se manejaron a 11 pacientes con un stent metálico autoexpandible para el manejo de fístula esofágica, en quienes se realizó el diagnóstico por clínica, endoscopia digestiva alta o estudios radiológicos en la unidad de gastroenterología del Hospital Universitario San Ignacio (HUSI) de Bogotá D. C., Colombia. Resultados: el principal síntoma inicial fue la disnea en 27,3 % de los casos, seguido por tos en un 18,2 %. El hallazgo más frecuentemente encontrado durante el seguimiento fue el derrame pleural en el 36,4 %, se realizó el diagnóstico de fístula en el 45,5 % con esofagograma y el tipo de lesión más reportada fue la fuga en la anastomosis esofagoentérica, con un 45,5 %, seguida de la esofagopleural, con un 36,4 %; y estos pacientes fueron manejados con un stent metálico autoexpandible. En el 100 % hubo éxito técnico y la resolución del defecto se evidenció en el 72,7 % de los casos. La única complicación reportada fue el desplazamiento del stent en el 27,3 %, y en un paciente se requirió el cambio del stent en 3 oportunidades. El promedio de estancia hospitalaria fue de 41,5 días.

Rómulo Vargas, 1 Valeria Costa,2 Alan Felipe Ovalle.2

Consumo de alimentos en comederos ambulantes como factor de riesgo para síntomas dispépticos en estudiantes de medicina

Introducción: la enfermedad de Caroli es un trastorno congénito poco usual, el cual cursa con dilatación segmentaria multifocal de los conductos biliares intrahepáticos. Fue descrita por Jacques Caroli en 1958 como una dilatación sacular, segmentada o fusiforme de los ductos biliares intrahepáticos. Objetivo: caracterizar a la población que ha padecido la enfermedad de Caroli. Metodología: Revisión sistemática de la literatura. Resultados: se analizaron 66 artículos, el grupo de edad más afectado es los menores de 10 años, en el que se evidenció una mayor prevalencia en varones, y se encontró asociado con otras comorbilidades como el riñón poliquístico (20 %). La manifestación más frecuente fue la hepatomegalia (44,7 %), seguido de la fiebre (42,4 %) y el dolor abdominal en el hipocondrio derecho (41,2 %). Como método diagnóstico más utilizado se encontraba la resonancia magnética (73,8 %); dentro de los hallazgos predominó la dilatación intrahepática (76,5 %) y el manejo más empleado fue la antibioticoterapia para tratar las recurrencias por colangitis.

Christian R. Mejia,1* Brigith Cruz,2 Mariela Vargas,3 Araseli Verástegui-Díaz.3

Enteroscopia de doble balón: experiencia inicial en un hospital universitario

Introducción: el estudio de intestino delgado es un desafío, motivo de avance médico y de interés. La enteroscopia de doble balón (EDB) permite una visualización directa del intestino delgado. Objetivo: describir indicaciones, características del procedimiento, hallazgos, complicaciones y seguimiento de pacientes llevados a EDB en el Hospital de San José de Bogotá, entre noviembre de 2011 y abril de 2019. Metodología: estudio de serie de casos. Se incluyeron pacientes con indicación clínica o por imágenes diagnósticas sugerentes de lesión a nivel de intestino delgado. Se empleó estadística descriptiva. Resultados: se realizaron 45 enteroscopias a 44 pacientes, con una mediana de edad de 58 años. La principal indicación fue hemorragia digestiva potencial de intestino delgado (53,3 %) y diarrea crónica (11,1 %); fueron más frecuentes los procedimientos por vía anterógrada. La mayoría de los resultados fue normal (46,7 %); entre los hallazgos más frecuentes estuvieron los tumores (11,1 %), enfermedad de Crohn (8,9 %) y úlceras/erosiones (6,7 %). El rendimiento diagnóstico fue 53,3 %, la correlación con la videocápsula endoscópica (VCE) fue 37,5 % y con estudios de imagen, 42,9 %. No se presentaron complicaciones. Se hizo seguimiento al 91,1 % de los pacientes con una mediana de 56 meses y se observó la resolución de síntomas en el 78,1 %. La finalidad de la enteroscopia fue diagnóstica en el 84,4 %.

Arecio Peñaloza-Ramírez,1* Jonathan Barreto-Pérez,2 Fabio Sierra-Matamoros,3 Esteban Coral-Argoty,4 Alejandra Castro-Rodríguez,5 Pedro Aponte-Ordóñez.

Efectividad y tolerabilidad de tres tipos de productos de preparación para colonoscopia

Objetivo: establecer las diferencias entre tres tipos de productos de preparación para colonoscopia, en cuanto a efectividad y tolerabilidad. Materiales y métodos: estudio de corte transversal, analítico, prospectivo, ciego para el evaluador de la escala de Boston. Se incluyeron pacientes adultos, mayores de 18 años con requerimiento de colonoscopia y diligenciamiento de la encuesta sobre el tipo de preparación realizada para la limpieza del colon. Resultados: se evaluaron 3 grupos de productos (polietilenglicol, picosulfatos, sales de sulfato) en 907 pacientes, se aplicó la escala de Boston total y por segmentos, sin encontrar diferencias estadísticamente significativas entre ellos (Odds ratio [OR]: 1,10; intervalo de confianza [IC] 95 %: 0,6-1,8; p = 0,728). El 60 % de la población fueron mujeres y la edad promedio 52 años. Se observó el cumplimiento de la dieta en el 99 % de los participantes. La preparación dividida tuvo mejores resultados en la escala de Boston (OR: 5,06; IC 95 %: 3,2-8,01; p = 0,001). Los picosulfatos tuvieron mayor aceptabilidad (OR: 15,8; IC 95 %: 8,83-28,3; p = 0,001) y menores efectos secundarios como distensión abdominal (OR: 0,59; IC 95 %: 0,3-0,9; p = 0,033) y vómito (OR: 0,25; IC 95 %: 0,07-0,82; p = 0,015). Se observó mejor resultado cuando se realizó el examen antes de 6 horas de finalizada la preparación (OR: 6,38; IC 95 %: 3,84-10,6; p = 0,001).

Luis Fernando Roldán-Molina, 1* Lina María Roldán-Delfino, 1 Sandra Milena León-Ramírez, 1 Edilberto Elías Núñez-Cabarcas, 1 Hilda María Pérez-Useche, 1 Antonio José Restrepo-Peláez, 1 María Adelaida Saffón-Abad, 1 Julio Eduardo Zuleta-Muñoz,1 Juan Nicolás Zuluaga-Aguilar.

Características clínicas de pacientes con pancreatitis aguda atendidos en un hospital de alta complejidad en Cali

Introducción: la pancreatitis aguda (PA) es una enfermedad de alta complejidad clínica y, de acuerdo con su gravedad, puede tener una elevada morbimortalidad con altos costos para el sistema de salud, especialmente a nivel intrahospitalario. Materiales y métodos: se desarrolló un estudio descriptivo basado en historias clínicas de un hospital universitario de alta complejidad. Se revisaron las historias con diagnóstico CIE 10 de pancreatitis aguda entre enero de 2011 y diciembre de 2018. Se incluyeron todos los pacientes mayores de 18 años, de ambos sexos, con diagnóstico de PA por cumplimiento de al menos 2 de los criterios de Atlanta de 2012. Resultados: se revisaron 1353 historias clínicas, de las cuales 386 cumplieron criterios para PA. Entre ellas se identificaron 205 mujeres (53 %) y 181 hombres (47 %), y la prevalencia de comorbilidades fue inferior al 10 %. El 38 % de los casos de pancreatitis ocurrieron en personas entre los 50 y 70 años de edad. Con respecto a la etiología de la PA, el origen biliar fue el de mayor frecuencia, con 200 casos del total (52 %); seguido de idiopático (19,7 %) y poscolangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), que ocurrió en 33 pacientes (8,5 %).

Carlos Rojas,1* Nicolás Salazar,2 Mauricio Sepúlveda,1 Catalina Maldonado,1 Andrés Castro,3 Yurani Gómez,2 Edith Jurado,2 Nelson Rojas.

Presencia de inestabilidad microsatélite en pacientes colombianos con adenocarcinoma colorrectal

Introducción y objetivos: la vía de inestabilidad de microsatélites (IMS) está implicada en la carcinogénesis de un 15 % de carcinomas colorrectales (CCR). La detección de esta alteración tiene relevancia en el pronóstico y en el tratamiento de los pacientes con CCR. El objetivo del presente estudio es determinar laprevalencia de IMS en CCR en una cohorte de pacientes de Bogotá, Colombia. Materiales y métodos: se evaluó por inmunohistoquímica la presencia de homólogo MutL 1 (MLH1), segregación posmeiótica aumentada 2 (PMS2), homólogo mutS 2 (MSH2) y homólogo mutS 6 (MSH6) en muestras de CCR prevenientes de colectomías. Adicionalmente, se analizaron las variables clinicopatológicas. A los casos con pérdida de MLH1 y PMS2 se les evaluó la mutación del gen BRAF.

Omar Gómez-Rodríguez,1 Rafael Baracaldo-Ayala,1 José Fernando Polo,1 Elizabeth Velásquez,2 Patricia López-Correa,1,3 Rafael Parra-Medina.

Manejo de la hemorragia digestiva alta en pacientes con infección por SARS-CoV-2 en un hospital de Lima, Perú

Introducción: la pandemia por SARS-CoV-2 ha conllevado la reestructuración de las unidades de endoscopía digestiva en el mundo, lo cual ha limitado los procedimientos endoscópicos y priorizado indicaciones de emergencia como la hemorragia digestiva alta (HDA). No obstante, existe escasa evidencia respecto a su impacto en la evolución y resultados. Objetivo: evaluar el manejo de la HDA en el contexto de la pandemia del coronavirus por SARS-CoV-2. Materiales y métodos: estudio observacional, descriptivo, retrospectivo de marzo a agosto de 2020 en pacientes con diagnóstico de HDA e infección por SARS-CoV-2. Resultados: de 4320 pacientes con infección por SARS-CoV-2, 51 presentaron HDA al ingreso. La mediana de edad fue de 70 años. El 58,8 % era de sexo masculino. El 56,9 % tenía una puntuación de Glasgow-Blatchford (SGB) ≥12. El 21,6 % requirió soporte de oxígeno. Solo 34 pacientes (66,7 %) recibieron tratamiento médico; asimismo, 17 (33,3 %) recibieron tratamiento médico más endoscopia digestiva alta (EDA); de estos, a 6 (35,3 %) se les realizó endoscopia terapéutica. La enfermedad ulcerosa péptica fue el hallazgo más frecuente. Al comparar el tipo de tratamiento recibido, no hubo diferencias significativas entre el número de transfusiones de glóbulos rojos, resangrado, reingreso por HDA, estancia hospitalaria ni mortalidad secundaria a la HDA. La mortalidad global fue del 25,4 % (13 pacientes) y se debió, principalmente, al compromiso respiratorio por SARS-CoV-2.

Henry Tomas Vargas-Marcacuzco,1 * Isamar Benyi Gutiérrez-Córdova,1 Sonia Irene Junes-Pérez,1 Paulo Aníbal Alosilla-Sandoval,1 Juan Eloy Paredes-Méndez,1 Jorge Manuel Ferrándiz-Quiroz.

Factores de riesgo para cáncer gástrico: ¿Cuál es su papel?

El proceso de la carcinogénesis gástrica es multifactorial y secuencial. No lo comprendemos completamente, pero conocemos la historia natural de la enfermedad descrita por el Dr. Pelayo-Correa y también la existencia de múltiples factores de riesgo. La identificación de estos factores que participan en cada paso y el manejo apropiado de los mismos podría ayudar a reducir la incidencia del cáncer gástrico (CG). Probablemente, la infección por Helicobacter pylori (HP) es el factor de riesgo más conocido y discutido; sin embargo, existen otros factores como los relacionados con el estilo de vida, tipo de dieta, historia familiar de cáncer, entre otros, que también participan en el desarrollo e incidencia de este tipo de cáncer y tienen una amplia ventana de tiempo para ejercer su influencia. A nivel poblacional, la identificación y el conocimiento de estos factores de riesgo puede proporcionar un entendimiento en la etiología de la enfermedad y es esencial para planear, monitorizar y evaluar los planes, políticas y estrategias de prevención. Es necesario, por lo tanto, desarrollar una herramienta de estudio basada en la identificación de factores de riesgo que se pueda sumar a los hallazgos endoscópicos e histológicos
y ser usada en la práctica clínica para la clasificación del riesgo de CG.

Ricardo Oliveros-Wilches,1 * Helena Facundo-Navia,1 Ana Deise Bonilla,1 Raúl Pinilla-Morales.

Adenocarcinoma de yeyuno proximal: a propósito de un caso

El adenocarcinoma de yeyuno es el tumor primario del intestino delgado más infrecuente y raro, y representacel 3 % de todos los cánceres gastrointestinales, con una incidencia anual estimada de 0,3 a 2 casos por cada 100 000 personas. En Estados Unidos y España representa el 0,4 % de los cánceres gastrointestinales y el 0,2 % de las muertes asociadas a malignidad, con síntomas inespecíficos como anemia de etiología inexplicable, dolor abdominal y pérdida de peso; la mayoría de ellos son diagnosticados en etapas avanzadas de la enfermedad. A continuación, se presenta el caso de una paciente femenina de 46 años con síntomas inespecíficos, pérdida de peso, dolor abdominal y vómito, cuya tomografía abdominal computarizada evidenció el sitio y extensión de la lesión neoplásica, mientras que la cápsula endoscopia y enteroscopia mostró una lesión neoplásica en el yeyuno proximal. La histopatología reportó un adenocarcinoma de yeyuno moderadamente diferenciado que presentó resultados favorables gracias a la resección quirúrgica curativa, lo cual mejoró el pronóstico de vida a 5 años y tuvo un seguimiento favorable hasta la actualidad.

Rubén Gustavo Muñoz-Cedeño,1 Priscila Elizabeth Martínez-Ballesteros,2 Viviana Paullán-Saní,3 Michelle Carolina Ricaurte-Enríquez,4 Gema Nathalye Rodríguez-Chica.

Síndrome de Sweet por tuberculosis peritoneal: reporte de caso

La tuberculosis (TBC) peritoneal es una entidad poco frecuente y representa un 25 %-50 % de los casos de tuberculosis abdominal, y 0,1 %-0,7 % de todos los casos de tuberculosis. La mortalidad alcanza un 35 % cuando hay un retraso en el tratamiento, y un 73 % en pacientes con cirrosis. Además, tiene un gran espectro clínico, por lo que su diagnóstico diferencial abarca a nivel clínico patologías como cirrosis, malignidad, síndrome nefrótico, desnutrición; a nivel imagenológico enfermedad metastásica peritoneal, carcinomatosis de origen gástrico, pancreático, vesical, ovárico, colónico y enfermedades infecciosas como actinomicosis, coccidioidomicosis, histoplasmosis o micobacterias no tuberculosas. El diagnóstico se apoya inicialmente con química sanguínea, función hepática y renal, ultrasonido, tomografía computarizada (TC), paracentesis con citoquímico de líquido peritoneal, medición de adenosina-desaminasa (ADA) y reacción en cadena de polimerasa (PCR); no obstante, la laparoscopia con biopsia peritoneal y confirmación patológica o microbiológica siguen siendo el estándar de oro. Se han descrito casos de falsos negativos de la prueba ADA en situaciones de inmunosupresión o uso de antituberculosos. Se ha planteado el seguimiento de la actividad de la enfermedad midiendo los niveles de antígeno del cáncer 125 (CA-125). A continuación, presentamos un caso inusual de un paciente con TBC peritoneal con un síndrome de Sweet secundario, en quien inicialmente el reporte para ADA fue negativo, posiblemente debido a la administración de meropenem y en quien, además, se hizo el seguimiento de la actividad de la enfermedad con CA-125. Son muy excepcionales los reportes de falsos negativos de ADA y Sweet secundario a tuberculosis, por lo cual aportamos a la literatura con el reporte de nuestro caso.

Carlos Mauricio Martínez-Montalvo,1 * Mario Caviedes-Cleves,2 Yeison Gómez,3 Laura Melisa Herrera-Ortega,4 Margareth Elizabeth Guerrero-Becerra,5 Nataly Vanesa Pérez-Martínez,6 Diana Carolina Esguerra-Sánchez.7

 

Ultrasonido endoscópico (USE) y colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (CPRE) sin fluoroscopia en el tratamiento de la coledocolitiasis durante el embarazo: reporte de 2 casos

La enfermedad litiásica biliar es una patología frecuente en mujeres embarazadas, y las complicaciones relacionadas con los cálculos biliares durante el embarazo pueden generar desenlaces adversos tanto en la madre como en el feto. La coledocolitiasis en el embarazo requiere de una aproximación diagnóstica adecuada y su manejo busca minimizar los riesgos de las intervenciones médicas. Se describen dos casos de mujeres embarazadas quienes presentan coledocolitiasis documentada por colangiorresonancia. Se realizó el tratamiento con la combinación de ultrasonido endoscópico (USE) y colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (CPRE) sin fluoroscopia, con lo cual se logró resolver la coledocolitiasis sin exponer al feto a radiación ionizante, se confirmó la permeabilización del colédoco y se observó una adecuada evolución posoperatoria tanto materna como fetal.

Rómulo Darío Vargas-Rubio,1 Óscar Mariano Pinto-Saavedra.1*

Hemobilia, una causa infrecuente de hemorragia del tracto digestivo superior

El reparo de la hernia hiatal es un tema de debate debido a las posibles complicaciones asociadas que han cambiado a través de los años. En la literatura se reportan complicaciones asociadas al procedimiento hasta en un 30 % de los casos. Las complicaciones diferentes a la recurrencia y a largo plazo son infrecuentes, reportadas en menos del 9 % de los casos. La inclusión de la malla protésica en el esófago es una rara complicación y solo se han reportado pocos casos sobre esta. Entre los factores asociados a este desenlace se encuentran descritos: el material protésico, la técnica quirúrgica y la tensión de la malla sobre el tejido intervenido; sin embargo, es difícil establecer asociaciones directas de cada factor dado que la literatura actual solo cuenta con reportes de casos. A continuación, se muestra el caso clínico de un paciente, quien, después de una reparación de hernia hiatal con malla, presenta la inclusión de material protésico en el esófago; se aborda el diagnóstico y el manejo de la misma.

Andrés Felipe Salazar,1 Liliana Cuevas-López,2 Ricardo Metke.3

Hematoma disecante de esófago como diagnóstico diferencial del dolor torácico agudo

El dolor torácico es un motivo de consulta muy frecuente en el servicio de urgencias. El abordaje adecuado del paciente en el que se incluye el diligenciamiento de la historia clínica, el examen físico y la toma de paraclínicos iniciales son cruciales para determinar cuáles son los posibles diagnósticos diferenciales. A continuación, presentamos el caso de un paciente de 71 años que ingresa al servicio de urgencias por un dolor retroesternal intenso posterior al consumo de alimentos, en quien, ante la persistencia del dolor,
biomarcadores cardíacos negativos y patología aórtica descartada, se realiza una endoscopia que evidencia un hematoma disecante del esófago. En general, el pronóstico es bueno, pero es de gran importancia una buena historia clínica para su sospecha.

María de los Ángeles Castiblanco,1 Daniela Gómez-Bello,2 María Fernanda Zambrano.

Hiperinfección por Strongyloides stercoralis en un paciente joven con infección por HTLV-1 y colitis ulcerativa

La estrongiloidiasis es una infección causada por el parásito Strongyloides stercoralis (SS) y se asocia con una alta mortalidad en pacientes inmunosuprimidos debido a una diseminación larvaria y síndrome de hiperinfección. El compromiso de la mucosa gástrica es raro, pero cuando se presenta se caracteriza por sangrado digestivo y emesis persistente. A continuación, se presenta el caso de un paciente de 27 años con síntomas gastrointestinales, antecedente de infección por el virus linfotrópico humano de células T tipo 1 (HTLV-1) y colitis ulcerativa, quien desarrolló síndrome de hiperinfección por SS. Se describe la presentación clínica, diagnóstico, tratamiento y complicaciones derivadas del cuadro infeccioso.

Ayleen Rivera,1 Marcela Patiño,2 José Mauricio Ocampo,3* Juliana Suárez,4 Gildardo López,5 William Salazar.

Morfología sésil, colangitis esclerosante primaria y rápido crecimiento implicados en el aumento de la malignidad de los pólipos vesiculares

Estimado editor:
Reciba usted nuestro cordial saludo. Luego de haber leído el artículo “Factores de riesgo para la malignidad de los pólipos vesiculares en dos hospitales públicos en Perú”, consideramos que se debió haber incluido tres variables, como el pólipo de morfología sésil, el rápido crecimiento del pólipo vesicular y la colangitis esclerosante primaria, ya que la literatura reporta que están asociados al aumento de malignidad de los pólipos vesiculares. Los pólipos son protrusiones o elevaciones delimitadas de la mucosa que se proyectan hacia la luz; suelen crecer en órganos huecos como el colon, intestinos, estómago o la vesícula biliar; y son causados por depósitos lipídicos, procesos inflamatorios o neoplasias(1). Los pólipos vesiculares presentan diversos factores de riesgo malignos ya descritos en el artículo mencionado, dentro de los cuales queremos agregar los pólipos sésiles, debido a que presentan una base de implantación ancha (de aproximadamente 2 cm), sin tallo, lo cual permite la precipitada expansión cancerosa(2). Tienen un mayor índice de presentación en el colon, sin embargo, pueden encontrarse presentes en la vesícula biliar(1). Su diagnóstico suele ser incidental mediante una ecografía transabdominal, la cual es realizada cuando el paciente presenta dolor abdominal; además, si este pólipo es >10 mm y coexiste con una colangitis ascendente aumenta el potencial de riesgo de malignidad(3). Debemos acotar que su presencia es fácil de evidenciar mediante la ecografía de las vías biliares, cuyo diagnóstico definitivo se realizaría mediante un análisis anatomopatológico. Además, que en una resección quirúrgica esta morfología sésil resultaría evidente en la observación macroscópica.

Thais María Mendoza-Chacaltana,1 * Leslie Carolina Espino-Ayala,1 Juan Carlos Roque,2 Luis Antonio Llanco.3

Respuesta a la carta al editor

Estimado editor:

Hemos recibido la carta “Morfología sésil, colangitis esclerosante primaria y rápido crecimiento implicados en el aumento de la malignidad de los pólipos vesiculares”(1), en la que los autores indican que debieron incluirse tres variables de importancia en el artículo original en cuestión(2); agradecemos los comentarios y, en nombre de todos los autores del artículo original, procederé a responder. En primera instancia, concordamos con los autores de la carta en que la morfología sésil del pólipo, la presencia de colangitis esclerosante primaria y un rápido crecimiento del pólipo son factores de riesgo para malignidad de pólipos vesiculares, según la literatura pertinente. Acerca de la morfología del pólipo, esta es una variable importante que no fue incluida dentro de nuestra base de datos debido a que originalmente esta se creó con fines de vigilancia y no de investigación (esto se incluyó dentro de las limitaciones de nuestro reporte); por ello, no se planteó la recolección específica de esta variable. Además, si bien la morfología sésil del pólipo es una característica importante, es poco frecuente(3), especialmente en pólipos benignos (que fueron la mayoría de casos evaluados); esta podría ser una de las causas probables de la no recolección de esta variable originalmente.

Dante M. Quiñones-Laveriano.1*

X